La planta acuática onagraria supone una grave amenaza para biodiversidad

La planta acuática invasora Ludwigia peploides fue detectada por vez primera en la Marisma de Alday en noviembre de 2015 por el personal de la FNYH. Esta planta de origen americano, llegó a colonizar el área lagunar de la Marisma, dejándola completamente cubierta, lo cual ponía en serio peligro la estructura y el equilibrio del ecosistema que caracteriza la biodiversidad que esta alberga.

Es una planta que enraíza bajo en agua y tiene gran capacidad de colonización. Su expansión produce modificaciones en las condiciones fisicoquímicas del agua y genera una gran cantidad de biomasa que puede llevar al agotamiento del oxígeno del agua. Su presencia en el humedal cantábrico produce efectos negativos sobre la flora y fauna autóctonas, desplazando especies con las que comparte hábitat.

La FNYH realiza dos censos de aves en todas las reservas del Anillo Verde todos los meses. Los datos recogidos en las Marismas de Alday durante todos estos años han puesto en evidencia el grave cómo en periodos en los que la laguna se encontraba cubierta por la Ludwigia, la población de aves descendía drásticamente, observándose un retorno y vuelta a los mismos niveles de abundancia y diversidad cuando se conseguía eliminar la planta. Este es un claro indicador del daño que la invasora causa sobre la fauna local.

La FNYH lleva años trabajando en el control y erradicación de esta especie. La eliminación de esta planta supone un trabajo muy costoso, por el entorno acuático en el que se encuentra. Es necesario en primer lugar, desecar la laguna con ayuda de bombas de agua, esta labor tiene que estar supervisada en todo momento y requiere de la presencia permanente de al menos un miembro del equipo. El agua pasa primero a través de unos filtros para impedir que parte de la planta o de las semillas salgan de la marisma. Una vez logrado el vaciado, se deben realizar desbroces de vegetación palustre para abrir caminos de acceso que permitan la entrada al equipo de peones para la extracción de la planta. Finalmente, la biomasa extraída se amontona y cubre con una lona opaca negra que no deja pasar la luz solar y que eleva la temperatura por encima de la de confort de la onagraria, con lo que esta finalmente muere. Estos trabajos se han realizado varias veces a lo largo de los últimos 5 años.

Gracias a la labor de la FNYH y MARE, se ha logrado controlar esta especie y evitado su expansión a otros humedales, lo que hubiera provocado que se hiciera incontrolable. Sin embargo, debido a la naturaleza invasora de la Ludwigia, sabemos que es necesario monitorizar su evolución y para ello la FNYH realiza un seguimiento exhaustivo de la misma con el fin de evitar posibles rebrotes del banco de semillas.

En el marco del proyecto LIFE Anillo Verde se han dedicado grandes esfuerzos y recursos para su control, y se han obtenido resultados muy positivos. Han sido 3 años de intensos trabajos y que han terminado con una extracción contundente de la biomasa durante la estación más seca.

Podemos afirmar que la Ludwigia Peploides está a día de hoy controlada, y la laguna vuelve a ser un espacio natural diverso al que la fauna, que había sido desplazada, está retornando.

La lucha contra las especies exóticas invasoras es una actividad trasversal en todos los proyectos de la Fundación, ya que estas suponen una amenaza al equilibrio biológico de nuestros ecosistemas y a los servicios que nos aportan. Esto se traduce finalmente en la degradación de la calidad de vida de las personas. Las especies exóticas invasoras son la segunda causa de pérdida de biodiversidad en el mundo, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La Fundación Naturaleza y Hombre (FNYH) coordina ,en colaboración con la empresa pública MARE del Gobierno de Cantabria como beneficiario asociado, el proyecto LIFE Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad que se desarrolla gracias a la cofinanciación de la Unión Europea a través de su programa LIFE de conservación de la naturaleza, al apoyo de Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, así como a la colaboración de Ayuntamientos, voluntarios y otras empresas y entidades.

Laguna de la marisma de Alday antes y después de la eliminación de la Ludwigia peploides