28/01/2017

 El viernes 27 de enero el mundo subacuático nos abrió sus puertas, en la Casa de la Naturaleza de Alday, gracias a la charla ‘El buceo como práctica de ecoturismo’ que impartió Leo del Rincón, director de la Escuela de buceo Mourosub y miembro fundador de la Asociación Unidos x Océanos + Sanos.

El viaje responsable con el entorno visitado que implica la práctica del ecoturismo también se extiende en el mundo subacuático. Así lo transmitió el instructor de buceo y director de la Escuela de buceo Mourosub, Leo del Rincón, en la charla que dentro del proyecto LIFE Anillo Verde desarrolla la Fundación Naturaleza y Hombre.

A la mayoría nos atrae el mundo subacuático, eso es porque alguien o algún medio divulgativo nos ha mostrado e informado sobre ese medio que normalmente es inaccesible al ser humano. Por ello desde la escuela de buceo que el ponente preside la preparación para la inmersión submarina se plantea desde sus primeros estadios como una actividad que inevitablemente ha de ser respetuosa con el medio submarino.

Hasta tiempos recientes el buceo se consideraba únicamente como una actividad deportiva y no se ofertaba como una preparación para la observación de la naturaleza sumergida.

El reto actual de las escuelas de buceo es animar a que la gente no solo disfrute de la modalidad deportiva que ofrece el buceo sino de hacer que esa capacitación deportiva para la práctica del buceo se convierta en un mero vehículo para disfrutar de la naturaleza del mundo submarino.

img-7918-1024x768.jpg

Dentro de esa información es tarea esencial de los formadores mostrar el impacto ambiental que cualquier actividad turística genera en el medio, ya que esto es parte del turismo responsable que fomentan las actividades ecoturísticas.

Dentro del ámbito del buceo la masificación de las zonas de inmersión es uno de los principales problemas a los que se enfrentan las escuelas de buceo. Es necesario un cambio desde la base educativa, mostrando estándares de formación y fomentando una concienciación ambiental sobre la fragilidad del entorno marino a visitar. De esta manera los buceadores se convierten en protectores del medio submarino.

A continuación la atención de los asistentes se dirigió hacia la proyección de un documental sobre la situación actual de los océanos que ha realizado la Asociación Unidos por océanos más sanos. A las agresiones al mundo marino se añadió la difusión del gran valor natural que albergan los fondos marinos de la isla de Mouro localizada en la bahía de Santander, ya que un 40% de las especies identificadas en el litoral de Cantabria se observan en su entorno subacuático.

A la conclusión de la charla y proyección se produjo un interesante intercambio de ideas y experiencias entre los asistentes y el conferenciante.

FNYH coordina desde hace un año el proyecto LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, cofinanciado por la Comisión Europea y la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, y cuenta con el apoyo de la empresa pública MARE, en el que se busca la restauración y conservación de los ecosistemas característicos de la Bahía de Santander incluyendo entre sus muchas actuaciones la eliminación de especies exóticas invasoras, particularmente el plumero (Cortaderia selloana).