FNYH, beneficiaria del proyecto, colabora desde hace 16 años con las entidades locales realizando trabajos de gestión en este encinar cantábrico.

A lo largo del presente año, FNYH está ejecutando todo un conjunto de acciones de conservación en el encinar de Peñas Negras (Maoño, Santa Cruz de Bezana), gracias al convenio de colaboración entre esta y la Junta Vecinal de Maoño. Estos trabajos han consistido en el desbroce de la red de sendas, el seguimiento de repoblaciones forestales de años anteriores y el monitoreo de especies.

desbroce-300x225.jpg

Con esta actuación, FNYH no solo pretende recuperar el espacio para el disfrute poblacional, sino que, además, intenta recuperar el patrimonio etnográfico de la zona.

Reapertura de sendas para el uso del espacio

Debido a la propia evolución natural del espacio, algunas de las sendas que discurren por la reserva empezaban a ser invadidas por matorral, principalmente tojo (Ulex europaeus), zarza (Rubus ulmifolius), labiérnago (Phyllirea latifolia) o distintas especies de brezos (Erica sp.).  En este sentido, se ha trabajado en el desbroce de estas sendas, manteniendo una anchura de aproximadamente un metro y medio.

Seguimiento de repoblaciones

El pasado mes de julio, técnicos de FNYH visitaron el encinar para la realización de labores de seguimiento de la reforestación, con objeto de evaluar la evolución de los árboles plantados. En aquellos en los que el desarrollo es correcto, se comenzó con la retirada paulatina de los tutores y protectores. Asimismo, se han definido las zonas donde aplicar futuros tratamientos selvícolas (desbroces, resalveo y podas) para mejorar la situación de la vegetación autóctona y la biodiversidad del lugar.

panoramica-encinar-300x225

Monitoreo de especies

Una de las formas de evaluar la salud de un espacio protegido es conocer la evolución que a lo largo del tiempo experimentan las comunidades faunísticas y vegetales del enclave. Por ello desde el inicio de la colaboración  FNyH con la Junta Municipal de Maoño se llevan realizando censos periódicos de avifauna. En estos trabajos de vigilancia y seguimiento realizados, se ha podido constatar que en Peñas Negras sigue existiendo una comunidad de aves diversa y saludable.

 FNYH y Junta Vecinal de Maoño: una colaboración de 16 años

Fundación Naturaleza y Hombre (FNyH) lleva colaborando con la Junta Vecinal de Maoño desde el año 2000 en la conservación y recuperación medioambiental de la Sierra de Peñas Negras. Desde ese año, FNYH ha realizado diversas actuaciones de reforestación y tratamientos selvícolas como podas, resalveos y apertura de sendas.

 Reserva Municipal de Peñas Negras

La Reserva Municipal de Peñas Negras, situada en Maoño (Santa Cruz de Bezana), tiene una superficie de 49 ha y constituye uno de los últimos bosques de encina presentes en Cantabria. La presencia de estos bosques se puede considerar como una reliquia de una época anterior en la que el clima era más árido, similar a las actuales condiciones del interior peninsular.

 La especie más característica es la encina, árbol o arbusto de hoja perenne cuyas bellotas son muy apreciadas entre la fauna. Se acompaña de otras especies con suculentos frutos como el madroño, el acebo, el endrino, el avellano o el rusco. Además de estas, el tojo, matorral de pequeño tamaño, tapiza buena parte de la reserva en competencia con las encinas. También, existen en la reserva zonas cubiertas por los eucaliptos, que están siendo gradualmente sustituidos por el bosque autóctono, gracias a los trabajos de gestión.

 En cuanto a la fauna, destacan las aves nocturnas y diurnas, como lechuza, cárabo o mochuelo, entre las primeras, y ratonero, gavilán o cernícalo, entre las segundas. Los mamíferos más habituales son zorros, tejones, garduñas y comadrejas.

La reserva está dotada de senderos interpretativos señalizados, de cartelería interpretativa y de un espléndido mirador en la cima del Alto de Gigüela. Esta senda nos permite adentrarnos en el encinar y observar desde las alturas las vistas que ofrece el entorno de la Bahía de Santander.

 Un espacio, dos proyectos

La Reserva Municipal de Peñas Negras, se incluyó en el año 2008 en la red de reservas Áreas para la Vida. Dicha red posee una superficie conjunta superior a 1.000 ha protegidas, que ofrece a los municipios implicados la conservación de su patrimonio natural, acercando éste a la ciudadanía.

 También forma parte del proyecto europeo LIFE “Anillo Verde de la Bahía de Santander: conectando la naturaleza y la ciudad”, proyecto desarrollado por Fundación Naturaleza y Hombre junto a la empresa pública MARE, cuyo objetivo es la creación de una red de reservas de pequeña extensión, con el objetivo de detener la pérdida de biodiversidad y la degradación de los servicios ecosistémicos de la Bahía de Santander.